NO SOMOS VÍCTIMAS DE LO QUE NOS SUCEDE, SINO PROTAGONISTAS DE NUESTRO DESTINO

Mi trabajo no es decirle lo que quiere escuchar, sino lo que necesita escuchar.

El creer que se puede, hace que se pueda. Cada cual decide de qué lado está.

El camino para construir la realidad que queremos no es esperar a que las cosas pasen, sino hacer que las cosas pasen. Es asumir la responsabilidad por nuestros propios resultados y dejar de excusarnos para no lograr lo que queremos.

No son los demás los que definen si cumple la meta de ventas o no, es usted con su propia actitud lo que lo lleva a encontrar nuevos caminos y nuevas oportunidades para lograrlo.

Los resultados comerciales empiezan con la actitud de asumir la responsabilidad y de saber que siempre hay un camino para lograr las metas.

Se trata de la actitud que tienen muchos vendedores de ponerse como víctimas de las cosas que les pasan, sin buscar alternativas: que el precio de la competencia, que las políticas de la empresa, que las condiciones macroeconómicas, que esto y lo otro.

Deje de quejarse y haga que las cosas pasen

Si queremos realmente conseguir resultados sorprendentes, hay que dejar la actitud de víctima y convertirse en protagonista. Con frecuencia escucho vendedores que me dicen: es que mi jefe no aprueba, es que el cliente sólo compra por precio, es que las políticas de la compañía, es que el sistema de información, es que los de finanzas no aprueban, es que los de mercadeo no nos dan promociones, es que los de despacho, es que los de producción, es que, es que, es que… Que la inflación, que la devaluación, la revaluación, que el invierno, que el verano, que la tasa de cambio, que los competidores…

¿En serio?, ¿todavía estamos con eso?, ¿todavía estamos pretendiendo que son los demás, los que tienen el poder de que no cumplamos las metas en ventas?, ¿todavía estamos creyendo que es la competencia la que hace que no cumplamos nuestras ventas?, ¿todavía creemos que es el precio o el producto de la competencia? No, es la actitud que tomamos frente a las cartas que tenemos. Es en gran medida parte de lo que hace que en muchos casos el vendedor simplemente se justifique por condiciones externas, que son absolutamente incontrolables, que por supuesto es parte de la dinámica de los mercados, pero son las reglas del juego a las que todos nos enfrentamos.

No podemos seguir echándole la culpa a los demás, a otras áreas, a los clientes, al clima, a las condiciones económicas o a una nueva ley. Los demás no son los responsables de nuestro destino, uno es responsable de su propio destino. Uno no puede esperar a que le pasen las cosas, uno tiene que hacer que las cosas pasen; y esa es la diferencia entre un vendedor exitoso, una persona segura de la que vende, segura de sí misma y una persona que simplemente es víctima, o se hace la víctima, de todo lo que sucede.

Usted decide cuál es la posición que va a tomar y qué actitud que va a tener. Lo que no podemos cambiar ahí estará, pero enfoquémonos y gastémonos la energía en aquello que sí podemos cambiar, en aquello que sí podemos trabajar, en aquello que si podemos mejorar. Está en nosotros, no en el jefe, ni en la compañía, ni en los presupuestos, ni en los recursos, ni en los clientes, ni en la competencia. Está en usted y en cada uno de nosotros el que logremos hacer la diferencia.

La voluntad es la esencia de todo y de allí parte todo. Si uno no quiere movilizarse, nada le va a funcionar. Algunas veces me preguntan, por ejemplo un consultor de mercadeo,

“¿Cómo hago para convencer a un cliente de que el mercadeo es importante?”.

Y le contesto, “¿Convencer a un cliente?” Yo no convenzo a un cliente, yo no trabajo con clientes que tenga que convencer de que hacer marketing es importante. Yo trabajo con clientes que son conscientes de que hacer marketing es importante y les ayudo a eso, que es diferente. Cuando no se tiene la disposición o la actitud, va a ser mucho más difícil. Un profesor alguna vez me preguntaba junto a sus alumnos, una vez que dictaba una charla en una prestigiosa universidad: “David, cómo hago para que estos muchachos sean más conscientes de lo que estamos trabajando, le tomen amor a los temas que estamos viendo?”. Mi respuesta fue: “Profesor, eso no es un problema suyo, por supuesto usted pone las herramientas y la plataforma, pero la actitud está en cada uno de ellos. Si los alumnos quieren ir a la universidad a chatear, arreglarse la cresta del pelo y a tener otras conversaciones, es problema de ellos y por supuesto se verá en las notas, pero la responsabilidad es de ellos no suya”.

Uno a veces cree que es responsable por el comportamiento de los demás. No hay una expectativa más utópica que pretender cambiar a los demás. Y pasa en todo, pasa a veces en la pareja, que uno cree que puede cambiar a la señora o la señora lo va a cambiar a uno, y no es eso. Cada uno tiene su realidad y cada uno puede hacer una realidad diferente. Pero es entender que cada uno asume su propia responsabilidad.

Anthony de Mello, un sacerdote Jesuita de la India que murió hace unos años tenía una frase que suena un poco dura, pero captura la esencia del mensaje y es: “No intentes enseñar a cantar a un cerdo, porque pierdes tu tiempo y el cerdo se enoja”. Si no hay voluntad, no hay absolutamente nada, si no hay responsabilidad, es muy difícil.

No podemos seguir esperando a que las cosas pasen, hay que hacer que las cosas pasen, hay que hacer que llueva, hay que hacer que las cosas sucedan y no quedarnos simplemente siendo víctimas de lo que nos pasa.

Si esta es la posición, mejor ni esté en ventas, dedíquese a otra cosa, al mundo contemplativo; porque la vida es esa, llena de eventualidades, de circunstancias que nos dificultan las cosas. Si fuera fácil cualquiera lo haría. Para eso no necesitamos personas que saquen adelante las cosas, pero es irracional pensar en crear una realidad diferente si no hace nada diferente, si no se esfuerza por eso. “Que no tengo plata, que no tengo capacitación, que no esto y lo otro”. Por amor a Dios, no puede ser.

Seamos responsables de nuestra propia vida, de nuestro propio destino y de nuestra propia carrera comercial. Así que la invitación de hoy es a salir y hacer la diferencia, no quedarnos quietos esperando a que las cosas lleguen. Es salir y hacer que las cosas lleguen, hacer que los clientes sigan con nosotros, no aceptar un no como respuesta y continuar cada día buscando mejores maneras de diferenciarnos. Es dejar el mundo un poco mejor. El resto se quedarán esperando que las cosas pasen, pero usted salga y haga la diferencia. El mundo lo necesita.

Un año sin colocaciones bursátiles

A un año de haberse lanzado Fibra HD, el décimo fideicomiso que integra el sector en el mercado bursátil de México, no hay registro de alguna oferta pública

60316110_2

El economista.com / 15 Junio, 2016

Durante el presente año, el interés por la emisión de los fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras) se ha frenado en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

A un año de haberse lanzado Fibra HD, el décimo fideicomiso que integra el sector en el mercado bursátil de México, no hay registro de alguna oferta pública en el mercado bursátil mexicano.

“La industria se seguirá caracterizando por su dinamismo, en términos de colocaciones de capital y deuda, y si las condiciones del mercado lo permiten, no descartamos la llegada de nuevos competidores al mercado”, prevén analistas de Vector Casa de Bolsa.

Volatilidad frena

Analistas del sector de fibras de las casas de bolsa atribuyen que la volatilidad, que aún prevalece en el mercado financiero, ha provocado que el apetito por estos vehículos de inversión haya mermado.

Sin embargo, los especialistas bursátiles confían en que una vez que se reduzca la volatilidad y además, se estabilice el tipo de cambio y las tasas de interés, el sector de fideicomisos de inversión y bienes raíces, se observa con un fuerte potencial de crecimiento.

“El mercado en México es bastante sólido y el potencial tanto en el incremento de las rentas para los siguientes años como en el valor de las propiedades es elevado”, explicó a principios de año Francisco Chávez, analista en jefe en Construcción, Fibras e Infraestructura de Casa de Bolsa de BBVA Bancomer.

El analista destacó la relevancia de distinguir entre el entorno del mercado y la evolución operativa; así como los resultados que han entregado los fibras.

judith.santiag@eleconomista.mx

“No pongas todos los huevos en una canasta”, diversifica tu portafolio con bienes raíces

Escrito por: Equipo de Redacción INMOBILIARE

Imagen1

En los últimos años, los bienes raíces han atraído el interés de la comunidad por sus altos retornos y baja volatilidad. Pero aun cuando las alternativas son amplias y atractivas, se recomienda siempre la asesoría de los expertos.

La mayoría buscamos aumentar el valor de nuestras inversiones en el tiempo y generar retornos atractivos, así como a mantener nuestro riesgo bajo.

En los últimos años, y debido a la alta volatilidad de los mercados, los bienes raíces han atraído el interés de la comunidad por sus altos retornos y baja volatilidad. Por esta razón, es importante conocer cómo contribuye una inversión de bienes raíces a un portafolio determinado; lo cual dependerá, en gran medida, de la clase de activo propiamente.

Éste puede caracterizarse por ser un instrumento público o privado, o por ser un activo con horizontes de corto (rápida realización) o largo plazo (patrimonial). En dado caso, el objetivo primordial de una inversión en activos inmobiliarios será lograr una buena diversificación de nuestro portafolio y aumentar la rentabilidad, asumiendo menor riesgo.

Los activos de bienes raíces están bien asignados cuando la inversión está diversificada en instrumentos públicos o cuando se realizan inversiones directas que permitan acceder a varias zonas geográficas, diferentes clases de productos y con equipos de administración probados.

El objetivo primordial de una inversión en activos inmobiliarios es lograr una buena diversificación de portafolio y aumentar la rentabilidad, asumiendo menor riesgo.

Captura de pantalla 2016-06-13 a las 9.41.16 AM

Otra manera de diversificar el portafolio a través de los bienes raíces es cuando se invierte, ya sea en deuda o capital. Al participar como un socio de capital, compartes las ganancias que se obtienen de las rentas o las generadas al vender una propiedad. Por otro lado, al invertir en deuda, compras préstamos garantizados con bienes raíces; en los cuales, puedes anticipar un flujo de efectivo derivado de la tasa de interés de los mismos. En este caso, no participas de la apreciación en la venta, ya que participas del préstamo y no del capital.

Los retornos atractivos asociados al invertir directamente en proyectos de bienes raíces versus instrumentos públicos, tienen que ver con los riesgos inherentes a cada inversión. Factores como la falta de liquidez, duración y los resultados comerciales esperados resultan en riesgos a tomar en cuenta.

En resumen, las alternativas para invertir en bienes raíces son muy amplias y atractivas; no obstante, se recomienda que acudan siempre a los expertos.

Sustitución de Hipoteca

tumblr_inline_npqmf2PPeS1twrh49_540

Sustituye tu hipoteca actual por una de mejores condiciones y ahorra mucho dinero que puedes utilizar en vacaciones, auto, colegiaturas etc. recibe un diagnóstico sin costo.

Mejorar un crédito puede responder a diversos factores como, la tasa de interés, las mensualidades, el plazo a pagar, incluso el trato que te da la institución financiera puede influir en la decisión, sin embargo, no siempre lo más barato es lo mejor.

Toma nota de las siguientes recomendaciones para saber cuándo realmente te conviene tomar la decisión:

Cuando tu objetivo es pagar mensualidades más bajas, la opción es cambiar tu crédito por otro a menor plazo.
Si tu hipoteca original es a 15 años y te restan 10. Necesitas encontrar un nuevo crédito, a 10 años o menos, que te ofrezca una mensualidad más baja. Si el cambio fuera por otra hipoteca a 15 años, sin duda tu mensualidad será mucho menor, pero considera que estarás alargando tu deuda cinco años.

Si tus pagos mensuales son variables y desequilibran tus finanzas familiares constantemente, es probable que tu hipoteca tenga una tasa de interés mixta o variable, o bien, esté basado en UDIs.
En ambos casos es recomendable cambiar de crédito lo antes posible y elegir uno a tasa fija y en pesos que te permita saber exactamente cuánto debes pagar cada mes durante toda la vida de tu hipoteca.

Si al evaluar otros créditos, te das cuenta que uno de ellos te ofrece amortizar más con la misma mensualidad, a un plazo igual o menor del que te resta pagar en tu hipoteca actual, cámbiate.
El tema de contratar otra hipoteca para obtener un CAT o tasa de interés menor, sólo es una buena decisión si en dicho crédito, además de ofrecerte esas características, te permite amortizar lo mismo o más con el mismo monto de mensualidad y al mismo plazo que te resta.
Si estás pagando un crédito de 20 años o más, te sugerimos que evalúes la diferencia entre tu mensualidad y la que pagarías cambiando a un plazo de 15 años o menos. Analiza si tu presupuesto actual te permite pagar esa diferencia, el ahorro en intereses a lo largo del crédito será significativo.

¿Un plazo mayor?

A menos que tus problemas financieros sean graves y esté en riesgo tu patrimonio, no es justificable cambiar tu hipoteca por otra de mayor plazo para pagar menos mensualidad.

Nuestra recomendación es que revises tu presupuesto para detectar nuevos gastos, si estos existen tendrás que buscar ahorros proporcionales y evaluar si realmente tu crédito actual es el problema de tu incumplimiento.

En caso de desempleo o reducción de ingresos tienes otras alternativas. Acude a la sucursal de tu banco.

Paso a paso

En México existen ocho instituciones financieras que permiten esta operación: Banamex, Banca Afirme, BBVA Bancomer, HSBC, Inbursa, Santander Serfín y Banregio.

El proceso es más ágil que el otorgamiento del crédito original, siempre y cuando no tengas demoras en el pago de tu hipoteca actual y puedas comprobar ingresos.

  1. Contacta al nuevo banco para ver si eres viable para sustituir tu crédito hipotecario anterior.
  2. Una vez que el nuevo banco te autorice la hipoteca, solicita al banco que tiene tu crédito actual, la carta de instrucciones de cancelación de hipoteca dirigida al Notario Público recomendado por el nuevo banco. El proceso de principio a fin no debe tomarte más de 30 días naturales.

En conclusión, puedes obtener mejoras increíbles para pagar antes tu hipoteca o lograr que te cueste menos al final del plazo, lo recomendable es hacer un balance entre los ahorros que representaría el cambio versus los costos que significa este decisión.

No te dejes engañar

Haz números y ejercicios reales de toda la información crediticia con la leyenda “más barato”.
Pagar tu crédito a plazos largos no es necesariamente más barato.
Si cambias de hipoteca por otra peor, no podrás apelar a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros pues las tablas de amortización son claras y señalan cuanto pagas intereses y de capital.

Banco de México publica el primer Reporte de Indicadores Básicos de Créditos a la Vivienda

Captura de pantalla 2016-06-08 a las 9.57.45 AM

7 Junio, 2016

El día 7 de junio 2016, el Banco de México difunde el primer Reporte de Indicadores Básicos de Créditos a la Vivienda, con datos a diciembre de 2015. Al igual que otros reportes sobre crédito que elabora y difunde el Banco Central, este nuevo informe contribuye a dar cumplimiento a la Ley para la Transparencia y el Ordenamiento de los Servicios Financieros.

Con estos reportes (tarjetas de crédito, créditos de nómina, créditos personales, créditos automotrices y, ahora, créditos para la vivienda) se busca brindar a los usuarios información pertinente y amplia que les permita comparar los costos que cobran las instituciones de crédito por el tipo de producto que ofrecen, de forma que tengan mejores elementos de juicio para tomar sus decisiones.

El reporte de indicadores relativos a los créditos para la vivienda tendrá una periodicidad semestral. El reporte no incluye los créditos otorgados por los institutos públicos de vivienda como Infonavit y Fovissste porque no necesariamente se conceden en condiciones de mercado.

Entre los resultados más relevantes del reporte, se encuentran los siguientes:

  • Los créditos para la adquisición de vivienda representan el 81 por ciento del saldo de la cartera comparable1 y tuvieron durante 2015 una tasa de interés promedio ponderada por saldo, de 9.6 por ciento, un plazo promedio de 21 años y un monto promedio de 999 mil pesos.
  • El 57 por ciento del saldo total de los créditos para la adquisición de vivienda se dirigió a la compra de inmuebles residenciales, 33 por ciento a vivienda media y el resto, 10 por ciento, a vivienda de interés social.
  • El rango de las tasas de interés promedio ponderadas por saldo, de los créditos para la adquisición de vivienda fluctuó, en 2015, entre 8.6 y 11.8 por ciento. Las instituciones con tasas de interés más bajas fueron HSBC (8.6 por ciento), Scotiabank (9.2 por ciento) y Banorte/IXE (9.2 por ciento).
  • En los créditos destinados al pago de pasivos – que reflejan las tendencias de movilidad de los clientes entre instituciones financieras en este mercado- el rango de las tasas de interés promedio ponderadas por saldo, durante el año 2015 fue de 8.6 a 10.7 por ciento. Las instituciones que ofrecieron las tasas más bajas fueron HSBC (8.6 por ciento), Scotiabank (9.1 por ciento), Santander (9.1 por ciento) y Banamex (9.1 por ciento).